PARA PARTICIPAR EN NUESTRO PERIÓDICO MURAL O EN ESTE BLOG

PARA PARTICIPAR EN NUESTRO PERIÓDICO MURAL O EN ESTE BLOG

Si quieres participar en el periódico mural físico, y/o en este blog, con el fin de que haya un orden dentro de la información recogida, y que la misma sea realmente adecuada a los objetivos propuestos, primando el respeto y la multiplicidad de ideas puedes dejarnos las noticias recogidas, cualquier tipo de texto, dibujos, fotografías…, o cualquier otra aportación que consideres sirva de reflexión al tema de la igualdad entre mujeres y hombres (ya se trate de material que recoja aspectos en negativo o aspectos en positivo). Para ello puedes acercárselo a la trabajadora social del Ayuntamiento, o dejarlo en la misma Biblioteca Pública desde donde se lo harán llegar a la misma, quien procederá a incluirlo en el periódico mural una vez comprobada la adecuación del material al tema que nos ocupa. También nos lo puedes hacer llegar directamente a la Concejalía de Igualdad, a través del correo electrónico igualdadaytoastorga@yahoo.es , lo que nos facilitará su inclusión en este nuevo y específico blog de igualdad.

Te anticipamos ya las gracias por tu colaboración para visibiliza el mundo de la mujer y las circunstancias que lo rodean.

lunes, 20 de enero de 2014

ARTÍCULO DE OPINIÓN DE ANA CUERVO POLLÁN, EN ileon.com, SOBRE LA NUEVA LEY DEL ABORTO.

"Gallardón, siempre seremos libres"

Por Ana Cuervo Pollán | 18/01/2014

Ana Cuervo Pollán, estudiante del Ies Río Órbigo, opina sobre la nueva ley del aborto."Ante quienes pretenden silenciar a las personas, los medios de comunicación son el arma más efectiva".

"Escribo esta opinión como mujer y como ciudadana mayor de edad. Recalco lo de ciudadana y mayor de edad porque pronto dejaré de serlo. Así me lo impondrá el Estado y la ley retrógrada y misógina de Gallardón.
Como de momento tengo voz y voto y decido sobre mi cuerpo y mis actos quiero aprovechar esta situación antes de que me tutele, como hace algunas décadas, un varón para manifestar mi frontal oposición a semejante despropósito.
La nueva ley del aborto solo reconoce dos supuestos en los que sería factible abortar: caso de violación, que se desestimará si en el plazo de doce semanas no ha sido interpuesta una denuncia contra el violador, y grave riesgo para la salud física o mental de la madre. Cualquier otro supuesto no estará contemplado. Sólo en esas dos situaciones podrá una mujer abortar.
El segundo caso, el de grave riesgo para la salud física y mental de la madre, tiene que estar acreditado por dos informes psiquiátricos de profesionales distintos que certifiquen la incapacidad mental y/o emocional de la mujer para ser madre, y otros dos de dos médicos también independientes y no asociados a clínicas donde se practiquen abortos.
Una vez que la mujer, menor de edad y dependiente por definición a partir de entonces, cuente con los cuatro informes debe acudir a los servicios sociales donde se le informará necesariamente de otras alternativas, tales como la adopción. Sin cumplir este requisito, absolutamente obligatorio, el de ser informada, no podrá continuar con los trámites.
Finalmente, tras contar con cuatro informes médicos y haber asistido obligatoriamente a los servicios sociales, deberá esperar una semana para buscar la clínica donde, finalmente, aborte.
Cuando se apruebe esta ley, yo, todas las mujeres, dejaremos de ser mayores de edad. Seremos seres inferiores, tutelados, anulados en voluntad y conciencia, a expensas de cuatro profesionales que decidirán sobre nuestros genitales, nuestro futuro, nuestra libertad, en definitiva, sobre nuestra dignidad.
Nos sentimos a punto de perder el derecho al propio cuerpo, a la propia sexualidad y nos exponemos a una maternidad controlada y obligada por el Estado. Una maternidad a cualquier precio ya que las graves malformaciones del feto tampoco son un supuesto.
Es insultante, asqueroso. Es propio de la derecha más reaccionaria, esa que niega a la mujer su autonomía personal y ética, esa que considera a la mujer un objeto del hombre, esa que reniega de todo lo que se aproxime a la libertad  de las que volvemos a ser el segundo sexo.
No nos arrodillaremos. Creo que es importante que lo sepan aquellos, los extremistas, los reaccionarios, los misóginos: el gobierno. Siempre nos tendrán enfrente, de pie, como personas. Nunca renunciaremos a que la sexualidad y la maternidad sea una decisión personal, libre, voluntaria. Sabedlo: nunca tendréis potestad sobre nuestro cuerpo, no seáis ingenuos: de ninguna manera cederemos, no nos volveréis a convertir nunca en súbditas, en tuteladas, en menores. Porque luchamos para dejar de serlo y vencimos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada